Microbiota Mujer 60 cápsulas...

Microbiota Mujer 60 cápsulas gastrorresistentes

22,68 €
Desequilibrios en la flora vaginal.

 

Las infecciones vaginales son causa o consecuencia de un desequilibrio de la microbiota vaginal. La mucosa vaginal está formada por microorganismos que constituyen un verdadero ecosistema dinámico y hormonodependiente.

La microbiota vaginal está constituida por diferentes especies bacterianas donde destacan los Lactobacilos, bacterias Gram+ anaerobias que llevan a cabo fermentaciones lácticas, creando un ambiente ácido en la vagina de la mujer en edad fértil.

La microbiota vaginal se va modificando a lo largo de la vida de la mujer, pasando por diferentes etapas, todas ellas controladas por la actividad endocrina, que van a condicionar la estructura y el medio de la cavidad vaginal.

El inicio de la pubertad se ve marcado por la producción de estrógenos, lo cual provoca un cambio característico en el espesor del epitelio vaginal y en la secreción del exudado rico en nutrientes, lo que facilita la colonización de Lactobacilos. El metabolismo de estas bacterias genera ácidos orgánicos y peróxido de hidrógeno, que ayuda a eliminar la contaminación vaginal de otros patógenos potenciales.

El embarazo induce una inmunosupresión que podría desarrollar la proliferación de bacterias patógenas; este efecto se ve compensado por la disminución del pH vaginal, debido al aumento de la secreción de nutrientes y como consecuencia el crecimiento de Lactobacilos, sobre todo durante el tercer trimestre.

En mujeres posmenopáusicas, con el cese de producción de estrógenos y progesterona, se produce una disminución del exudado vaginal y de los nutrientes. Como consecuencia la densidad microbiana disminuye en un 1% en comparación con el periodo fértil. Por este motivo la microbiota vaginal durante esta etapa es más vulnerable a sufrir cambios en la salud vaginal.

La función principal de la microbiota es proteger frente a la colonización y proliferación de microorganismos patógenos. Para mantener este equilibrio se desarrollan una serie de mecanismos:

  • Inhibición de la adherencia a la mucosa vaginal.
  • Competición por los nutrientes.

 

  • Producción de sustancias antimicrobianas:
    • Ácido láctico.
    • Mantenimiento del pH vaginal ácido.
    • Peróxido de hidrógeno (H2O2).
    • Péptidos antimicrobianos (bacteriocinas).
    • Inmunomodulación.
    • Congregación con los patógenos.

 

El uso de probióticos tiene interés en el mantenimiento de la salud de la microbiota vaginal tanto como coadyuvante, como sustituto del tratamiento antimicrobiano convencional, o en el tratamiento de las patologías recurrentes, especialmente en vaginosis bacteriana, candidiasis vaginal e infecciones urinarias. Hay estudios que demuestran que las bacterias patógenas productoras de estas patologías necesitan anidarse en la mucosa vaginal, hecho que se ve dificultado si la microbiota se encuentra en equilibrio. Otros estudios demuestran que la colonización de la vagina por Lactobacilos productores de peróxido de hidrógeno reduce la presencia de infecciones vaginales; en concreto con el uso de probióticos con cepas bacterianas de L. casei y L. rhamnosus.

Estudios clínicos controlados con placebo aportan el mayor grado de evidencia científica en cuanto al beneficio de los probióticos como coadyuvante al tratamiento de selección. Se ha demostrado que mejoran las tasas de curación y regeneran las poblaciones de la microbiota vaginal. Un ejemplo de ello es que la cepa probiótica de Lactobacillus rhamnosus es capaz de inhibir el crecimiento de bacterias patógenas.

En otros estudios clínicos controlados con placebo se obtuvieron resultados que demuestran la reducción de las infecciones recurrentes en las mujeres tratadas con antibióticos y probióticos. El uso de probióticos durante 3 meses después de un tratamiento que ya es asintomática, disminuye las recurrencias de la enfermedad. Se concluye que, por lo general, en las disbiosis vaginales se produce una disminución de la concentración de Lactobacilos a favor de los microorganismos anaerobios, demostrando o reforzando la eficacia de los probióticos en el tratamiento de estas enfermedades. Los probióticos restablecen la concentración de Lactobacillos que forman parte de la microbiota vaginal, restaurando las condiciones vaginales que impiden la colonización de otros microorganismos patógenos.

Se incorpora, como prebiótico, fructo-oligosacáridos (FOS) comportándose como “alimento” de las bacterias L. rhamnosus, B. lactis, L. acidophilus, L. casei, L. salivarius, favoreciendo su crecimiento. Tienen la capacidad de disminuir el pH y mejorar la absorción de otros nutrientes.

Indicaciones
Piel (afecciones)
Áreas
Mujer
Sistema
Aparato Reproductor
Plantas / Componentes
Fructoligosacáridos - FOS
Lactobacillus acidophilus
3959
No reviews

Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

Producto añadido a wishlist
Producto añadido para comparar.