Microbiota Psico 60 cápsulas...

Microbiota Psico 60 cápsulas gastrorresistentes

22,68 €

Depresión, ansiedad, nerviosismo, alteraciones psíquicas en general. Mejora el equilibrio de los neurotransmisores como dopamina y serotonina.

 

Existe suficiente evidencia para reconocer el valor de algunas bacterias probióticas en la prevención de enfermedades gastrointestinales y respiratorias, pero es menos conocido su rol en la salud del cerebro; por dar un ejemplo el 50% de la dopamina y el 95% de la serotonina la produce el intestino, lo que nos indica su injerencia en la neurotransmisión cerebral.

Una publicación del 2011 en la Neurogastroenterology and Motility comparó el comportamiento de ratones nacidos en un medio estéril y otros en ambientes naturales. En los primeros se evidenciaron conductas temerarias y alteraciones en la memoria. Esta investigación resalta el rol de las bacterias intestinales en la salud del cerebro; por ende, además de la dieta, los suplementos con bacterias probióticas podrían apoyar otras medidas terapéuticas en niños con alteraciones conductuales o de aprendizaje, aunque faltan más estudios clínicos.

El microbioma se refiere a la colección de microbios y su material genético que confiere una variedad de beneficios fisiológicos al huésped en muchos aspectos claves de la vida, además de ser responsable de algunas enfermedades. Un gran cuerpo de literatura preclínica indica que el microbioma intestinal juega un papel importante en el eje bidimensional entre el intestino y el cerebro. Además, la acumulación de evidencia sugiere que el microbioma intestinal podría estar involucrado en la patogénesis de algunas enfermedades mentales.

El cuerpo humano contiene tantas bacterias en el intestino como la cantidad total de células del cuerpo humano. Estas bacterias tienen una posición central en la salud y la enfermedad humana y también desempeñan un papel en la regulación de las emociones, el comportamiento e incluso en las funciones cognitivas superiores. El eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal (HPA) es un importante sistema regulador del estrés fisiológico que produce cortisol. Esta hormona participa en la respuesta al estrés ambiental y también da forma a muchos aspectos del desarrollo del cerebro. Tanto el eje HPA como la microbiota intestinal muestran cambios rápidos y profundos en el crecimiento durante los primeros años de vida. Las alteraciones ambientales tempranas pueden afectar el desarrollo de ambos sistemas así    como favorecer comportamientos y emociones psicopatológicas.

El concepto emergente de psicobióticos, microorganismos vivos con un posible beneficio para la salud mental, representa un enfoque novedoso para el manejo de las condiciones relacionadas con el estrés. La mayoría de los estudios se han centrado en modelos animales. Recientes estudios preclínicos han identificado la cepa B. longum como un psicobiótico con un impacto en los comportamientos relacionados con el estrés, la fisiología y el rendimiento cognitivo. En un estudio se investigó si el consumo de psicobióticos podía afectar la respuesta al estrés, la cognición y los patrones de actividad cerebral; contó con voluntarios sanos (N= 22) que completaron las evaluaciones cognitivas, mediante encefalogramas en reposo y se expusieron a una prueba de estrés en una evaluación social al inicio y posterior a la ingesta de probióticos. Los aumentos en la producción de ansiedad y cortisol subjetiva en respuesta a la prueba del compresor frío evaluada socialmente se atenuaron en el grupo al que se le administró el psicobiótico. Además, el consumo de psicobióticos redujo el estrés diario reportado. También se observaron mejoras sutiles en el rendimiento de la memoria visoespacial dependiente del hipocampo, así como una mayor movilidad electroencefalográfica en la zona frontal tras el consumo de psicobióticos. Estos beneficios sutiles pero claros están en línea con estudios preclínicos. Los estudios con B. longum sugieren una reducción del estrés y una mejora en los test de memoria. Se necesitan más estudios para evaluar los beneficios de este psicobiótico en condiciones relevantes relacionadas con el estrés y para desentrañar los mecanismos subyacentes a tales efectos.

El prebiótico FOS (fructo-oligosacáridos) permite dar un soporte nutricional a estas baterías en un solo producto, haciendo de Microbiota Psico un simbiótico (probiótico + prebióticos) ideal.

Uno de los géneros de especie en Microbiota Psico es el Bifidobacterium, el cual pertenece al grupo de bacterias productoras de ácido láctico. Estas bacterias Gram+ son anaerobios y catalasa negativas. Se encuentran en el tubo digestivo y en productos lácteos donde contribuyen a la producción de quesos y yogures. Más particularmente, la especie Bifidobacterium longum subsp. infantis está naturalmente presente en el intestino humano (niño y adulto)  y también vaginalmente. La cepa Bifidobacterium longum subsp. infantis THT 010201 se ha aislado del intestino grueso del hombre.

Se realizaron pruebas de resistencia a las sales biliares para confirmar el uso de la cepa Bifidobacterium longum subsp. infantis THT 010201 presente en Microbiota Psico, encontrando su supervivencia a su paso a nivel del duodeno, siendo este un factor importante para su eficacia.

Indicaciones
Ansiedad, nerviosismo
Depresión
Áreas
Hombre
Mujer
Sistema
Sistema Nervioso Central
Plantas / Componentes
Fructoligosacáridos - FOS
3960
No reviews

Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

Producto añadido a wishlist
Producto añadido para comparar.